10255273_10202124659622059_4882322860502096874_n

Dios restaura tu vida

Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda. Jeremías 30:17

Para muchas mujeres la felicidad corresponde a los cuentos de hadas y las fantasías infantiles. Cuando el corazón de una mujer es dañado injustamente por otros o por el resultado de las malas decisiones, entonces el túnel oscuro de la desdicha, la culpa y la infelicidad parece interminable. ¿Sabías que el temor, la amargura y la culpa son desórdenes morales y espirituales y que contagian al más cercano y se pueden prolongar a diferentes generaciones?

Llamemos restauración al proceso divino de sanar las heridas para vivir sin temor ni culpa y con paz y nuevos prpósitos. Todos debemos saber que la restauración es posible y real. El camino no es fácil. Puede llevar mucho tiempo. Toda restauración moral y espiritual es un proceso. Tiene un comienzo. Perseverar es la clave. La vara para que una mujer mida sus avances, serán los sentimientos, actitudes y decisiones diferentes a los que antes le esclavizaban.

Comencemos.

Para ser restaurada, debes rechazar los falsos conceptos que te rodean y perforan tu autoestima:

• La mujer como objeto de placer. Esta es una mentira del diablo, el cual exaltó su propia hermosura hasta rebelarse contra Dios.

• La mujer como máquina para hacer hijos. Es una bendición ser participante del plan de Dios de ser instrumento para conducir la vida de otra vida durante 9 meses. La mujer no es un artefacto para ser usado.

La mujer como un negocio para sacar ganancia. Injustamente los mercaderes buscarán sacar ventaja de la juventud, belleza e inocencia de una mujer.  Dios te diseño para ser hija,  esposa o madre. Nunca para ser blanco de lascivia o perversión. 

• La mujer como criada para los quehaceres de la casa. Cierto que existen responsabilidades para mantener el cuidado de un hogar, sin embargo, los roles son compartidos con el esposo y los hijos.

Bajo esa oscura perspectiva, la mujer será considerada con menos valor que el varón. El problema más grandes es que hay mujeres que así se consideran ellas mismas.

Para ser restaurada, es importante que comprendas el concepto que Dios tiene de la mujer:

Génesis 1:27-28
(27)  Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
(28)  Y los bendijo Dios,(E) y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Génesis 2:18-25
(18)  Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.
(19)  Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.
(20)  Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.
(21)  Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.
(22)  Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.
(23)  Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.
(24)  Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
(25)  Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

1. Te creó del varón, pero con la misma imagen y semejanza de Dios. Tienes estima, valor y significado. Hombre y mujer tenemos la misma capacidad para relacionarnos con Dios.

2. Te creó para ser ayuda idónea del varón. No su cabeza ni sus pies. Eres un complemento y no un accesorio.

3. Te creó para ser feliz a pesar de las condiciones adversas que tenga tu vida.

¿Sigue valiendo lo mismo una mujer cuando vive experiencias que han partido su corazón? ¿Cómo seguir adelante?

  • Cuando un hijo llega sin tener apoyo
  • Cuando el esposo muere
  • Cuando el esposo repudia y abandona el hogar
  • Cuando el esposo ya no ama

¿COMO SER RESTAURADAS?

El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.  Salmo 147:3

La restauración es la obra de Dios para sanar tu corazón hasta que puedas aprender de tu experiencia dolorosa y vivir con nuevos propósitos. Es un proceso que lleva tiempo. Los medios que Dios utiliza son su Palabra, la oración y el consejo de personas cristianas.

1. Acepta tu condición delante de Dios, aunque no entiendas lo que ha sucedido. Aunque te ama, él permitió que algo sucediera a tu vida para enseñarte a depender de él. Deja de culpar a Dios. Deja de vivir lamentando lo que te ha pasado.

2. Dios tiene el poder para cambiar la tragedia en bendición. Romanos 8:28. El quiere que aprendamos de nuestras experiencias.

3. Relaciónate con Dios para que llene tu corazón vacío, inseguro y triste. Pide perdón a Dios y acepta que te ha perdonado. Ana buscó a Dios en oración y fue fortalecida. Sólo Dios puede darte la paz que te hace falta.

“Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho” Santiago 5:16

4. Decide perdonar aunque la otra persona no lo haga o no cambie sus actitudes. El perdón te libera de tu resentimiento y desata a la otra persona.

5. No intentes cambiar lo que ha sucedido, pero si puedes evitar repetir los errores.

6. Cuida lo que aún tienes. Tus hijos, tus padres, tus familiares te necesitan con una actitud sana para ayudarles a superar su propio dolor.

7. Busca ayuda de otras mujeres que han soportado las pruebas y pueden ofrecerte apoyo y oración.

Jesús te atiende y te responde. No vivas con miedo. Relaciónate con Jesús.

Lucas 7:12-17
(12)  Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad.
(13)  Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores.
(14)  Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate.
(15)  Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre.
(16)  Y todos tuvieron miedo, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta se ha levantado entre nosotros; y: Dios ha visitado a su pueblo.
(17)  Y se extendió la fama de él por toda Judea, y por toda la región de alrededor.

constantinovaras@yahoo.com.mx

Cuando te equivocas, ¿buscas ayuda?

En Italia, en el tiempo de Navidad, es costumbre regalar a amigos y familiares un dulce típico llamado panetone. Una navidad, cuando los compositores operísticos Puccini y Toscanini se hallaban en uno de sus típicos y feroces enfrentamientos, Puccini dio compró la orden de que le enviaran panetones a la direccion de costumbre, pero al darse cuenta de su error, que dio la dirección de su rival Toscanini, -el panetone ya había sido enviado- mandó un telegrama a Toscanini: – Panetone enviado por error. La respuesta del compositor no podía ser otra: – Panetone comido por error.

Si te pregunto: ¿cundo cometiste el último error, que dirías?

Leamos lo que Dios nos enseña en Números 20:1-13.

1 Llegaron los hijos de Israel, toda la congregación, al desierto de Zin, en el mes primero, y acampó el pueblo en Cades; y allí murió María, y allí fue sepultada.

2 Y porque no había agua para la congregación, se juntaron contra Moisés y Aarón.

3 Y habló el pueblo contra Moisés, diciendo: !!Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová!

4 ¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias?

5 ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto, para traernos a este mal lugar? No es lugar de sementera, de higueras, de viñas ni de granadas; ni aun de agua para beber.

6 Y se fueron Moisés y Aarón de delante de la congregación a la puerta del tabernáculo de reunión, y se postraron sobre sus rostros; y la gloria de Jehová apareció sobre ellos.

7 Y habló Jehová a Moisés, diciendo:

8 Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias.

9 Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó.

10 Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: !!Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña?

11 Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias.

12 Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado.

13 Estas son las aguas de la rencilla, por las cuales contendieron los hijos de Israel con Jehová, y él se santificó en ellos.

Ahora veamos 3 enseñzanas sencillas:

1. Reconoce cuan frágil eres para equivocarte.

Moisés tuvo largos años de fidelidad a prueba de todo. No solamente sacó al pueblo de Egipto con grandes señales y milagros, sino que lo llevó por el desierto durante cuarenta años.  Tuvo una relación incomparable con Dios: Ex. 33:11 “Jehová hablaba con Moisés cara a cara, como habla cualquiera con su compañero…

Al final de su largo ministerio, quizás rodando los 120 años y con su carrera casi acabada se repite una nueva prueba: no hay agua y el pueblo se rebela. Este pueblo era ya la nueva generación.

Esto no tenía nada de nuevo, no era un desafío desconocido y Moisés se pone mal: va a la presencia del Señor como siempre y recibe las instrucciones, pero cuando va delante del pueblo se enoja contra ellos y castiga a la roca dos voces… Las aguas fluyeron y la necesidad quedó satisfecha. Dice 1º Cor. 10:4 “ … y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía. Esta roca era Cristo”

Reconocer cuan frágiles somos, no es señal de tener carácter débil, sino de buscar la fortaleza de Dios.

Sansón se creyó fuerte. Cuanto mas frágil te reconoces, Dios te fortalece. Dios no fortalece a un fuerte. Nos vamos a equivocar, es un hecho, por eso…

2. Reconoce cuando estás vulnerable para equovocarte.

¿Cuándo estamos cerca de cometer errores? Cuando se acumula en tu vida el desánimo, impaciencia, cansancio físico o mental, agotamiento espiritual. Cuando se presentan cambios inesperados en tu vida. Cuando llega el éxito y la abundancia.

¿Cómo manejas en tu vida la frustración, la soledad, conflictos familiares? Revisa tu estomago, corazón y piel.

Moises golpeó la roca dos veces. Biblia dice que era el hombre mas manso de la tierra. Núm 12:3 Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.

Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia, mas los labios del necio causan su propia ruina. Eclesiastés 10:12

El que fácilmente se enoja hará locuras; y el hombre perverso será aborrecido. Proverbios 14:17

3. Reconoce que tus errores tienen un costo pero la gracia de Dios te espera

Dice Num. 32:23 “... entonces habréis pecado ante Jehová, y sabed que vuestro pecado os alcanzará”.

¿Habrá llamado Dios aparte a Moisés y a Aarón?. Yo creo que sí. Dios estaba disgustado con ellos y les dijo: “Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no entraréis con esta congregación en la tierra que les he dado” ¿Habrá sido demasiado duro el Señor? En Deut. 3:26 Moisés relata el disgusto del Señor y la “discusión” que tuvo con él: “Pero Jehová se había enojado contra mí a causa de vosotros, por lo cual no me escuchó, sino que me dijo: ‘¡Basta!, no me hables mas de este asunto’”.

Todavía creo que el enojo de Dios era mayor con Moisés que con Aarón que nunca había llegado tan cerca suyo como Moisés. ¿Es posible esto? Dios estaba tratando todavía a Moisés y había encontrado durezas en su corazón y quería terminar la obra en su vida. Nunca llegaremos tan alto que no necesitemos ser corregidos. No importan los logros, los éxitos, las bendiciones, los encuentros con Dios. En el proceso de Dios, el que maneja cuestiones tan delicadas es el Señor y quiere santificarnos A OJOS SUYOS y prepararnos para la eternidad.

Proverbios 28:13 El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Proverbios 28:14 Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; mas el que endurece su corazón caerá en el mal.

Encubrirlos  o Confesarlos y apartarse

Dile al Señor: quiero alcanzar gracia y misericordia.