23

MANTÉN ENCENDIDO EL FUEGO

MANTÉN ENCENDIDO EL FUEGO

“Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos” (2 Timoteo 1:6).

¡Qué recomendación para el joven Timoteo! Pero también para ti y para mí.

¿Cuántas veces alguien nos califico o descalificó como inconstante, inestable, irregular, emocionalista, voluble, irregular, inmaduro? Es posible que muchas veces.

Es un verdadero reto mantener encendido el fuego del amor y la obediencia a Dios. Pero no es tu fuego; no se trata de tu propia motivación ni de tus impulsos. Se trata de la obra del Espíritu Santo como fuego que purifica y enciende.

Este es el consejo de Dios, tanto para los jóvenes que están creciendo hacia la madurez, como para los que tenemos mas años y aún batallamos con mantener viva la llama del servicio puntual a Dios.

Busca cada día ser lleno del Espíritu de Dios.