Declaración de Fe

En la Comunidad Cristiana de Gracia y Amor, creemos en:

1. LA BIBLIA

La Biblia es la Palabra de Dios; es la única regla de fe y conducta; y por ella los hombres y las mujeres serán juzgados. El criterio por el cual interpretamos la Biblia es Cristo Jesús. 2 Timoteo 3:15-17;  2 Pedro 1:19-21

 2. EL DIOS VERDADERO.

Hay un Dios viviente y Supremo del cielo y de la tierra; es un Espíritu infinito e inteligente; es indeciblemente glorioso en santidad; merece toda honra, amor y adoración. En la unidad de la divinidad existen tres personas que son el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son iguales en toda perfección pero desempeñando oficios distintos. Génesis 1:1; Deuteronomio 6:4; Juan 4:24

3. HOMBRE Y MUJER

Hombre y mujer, fueron creados en santidad y con libre albedrío; pero pecaron contra Dios e introdujeron el pecado en la raza humana y por esa causa está bajo justa condenación. Solamente la gracia de Dios puede restaurarlos. Génesis 1:26-30; Efesios 2:1-22.

4. CRISTO ES EL ÚNICO SALVADOR

Dios amó al mundo de tal manera que dio a su Hijo unigénito para que fuese encarnado; éste cumplió y honró la ley por una obediencia perfecta, y pagó la terrible pena del pecado sufriendo en la cruz por el mundo culpable; siendo levantado de entre los muertos ascendió a la diestra del Padre para interceder por todos los hombres. Romanos 5:8

 5. LA SALVACIÓN ES POR GRACIA

La salvación es gratuita para todos y por medio de la fe; no depende de buenas obras que el ser humano pueda hacer; el único obstáculo para la salvación es la depravación y el rechazo voluntario de Cristo como el único Salvador. Efesios 2:6-10; Romanos 6:23

6. LA REGENERACIÓN ES OBRA DE DIOS

La regeneración es un nacimiento nuevo y es obra del Espíritu Santo en el corazón del ser humano; se efectúa al obedecer el Evangelio; y se ve evidenciada por los frutos del arrepentimiento, la fe y la novedad de vida. Ezequiel 36:26; Juan 1:12, 13; Romanos 12:2.

7. EL ARREPENTIMIENTO Y LA FE

El arrepentimiento y la fe son requisitos indispensables para la salvación; el arrepentimiento es hacia Dios y la fe hacia Cristo Jesús, y están íntimamente relacionados; son la obra del Espíritu Santo en el corazón; por medio de ellos el pecador sinceramente entristecido, vuelve a Dios y reconoce a Cristo como su único Señor y Salvador personal. Marcos 1:15; Hechos 3:19

8. LA JUSTIFICACIÓN

La justificación es el acto legal donde Dios declara al pecador como inocente de su pecado. Esta declaración de justicia está basada en el derramamiento de la sangre de Jesús.  Por su muerte y resurrección Dios hace responsable de nuestros pecados a Cristo imputándoselos en la cruz. Romanos 5:1, 9; 1 Co 15:1-4; 1 Pedro 2:24; 5:21

9. LA ELECCIÓN

La elección es el propósito eterno de Dios en el cual bondadosamente regenera, salva y santifica a los pecadores; dicho propósito es consecuente con el libre albedrío humano; excluye la jactancia, promoviendo la humildad en todos aquellos que verdaderamente creen en el evangelio. Es la base de la seguridad de la salvación. 2ª Tesalonicenses 2:13,14; 1ª Pedro 1:2; 2:9; Juan 15:16.

10. LA SANTIFICACIÓN

Es el proceso progresivo por el cual conforme a la voluntad de Dios un creyente regenerado participa de la santidad de Dios con frutos de una vida nueva; llegando a su perfección en la purificación de los cuerpos en la segunda venida de Cristo. Filipenses 1:6;  2 Pedro 3:18; Efesios 1:13, 14.

 11. LA SEGURIDAD DE LA SALVACIÓN

Todos los verdaderos creyentes en Cristo Jesús perseveran hasta el fin. Jamás caerán de la gracia ni perderán la salvación. Por negligencia, podrían caer en pecado, por lo cual contristan al Espíritu Santo y avergüenzan su testimonio. Porque son hijos de Dios por la fe, la relación de padre e hijo nunca se destruye aunque se debilita. Juan 10:27,28;  Romanos 5:9,10;8:28-39

 12. UNA IGLESIA VERDADERA

Una iglesia verdadera de Cristo es una comunidad de creyentes regenerados en Cristo, bautizados después de recibir a Jesucristo como su Señor y Salvador personal; comprometidos en obedecer a Dios y su Palabra; que tienen a Cristo como la única cabeza, tomando la Biblia como su única regla de fe y conducta; y sus líderes son los pastores y servidores. Hechos 2:41, 42; Hechos 6:3-6; Colosenses 1:18,19

13. EL BAUTISMO BÍBLICO

El bautismo es la primera ordenanza. Es la inmersión en el agua del creyente en Cristo, administrado por la iglesia, realizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; es símbolo de la sepultura y resurrección de Cristo y del creyente nuevo; y es requisito para ser miembro de la iglesia. Mateo 28:18-20; Romanos 6:3-5;

14. LA CENA DEL SEÑOR

La Cena del Señor es la segunda ordenanza, y consiste en el pan sin levadura y el fruto de la vid, los que simbolizan respectivamente el cuerpo y la sangre de Cristo; los participantes son creyentes bautizados. Se celebra en la reunión de la iglesia; y conmemora el sufrimiento y la muerte de Cristo hasta que él venga por segunda vez. Mateo 26:26-30;  1 Corintios 11:23, 26.

15. EL DÍA DEL SEÑOR

El primer día de la semana es el día de reposo; lo consagramos para celebrar juntos la presencia de Dios, así como procurar el bienestar de la familia. Juan 20:1; Hechos 20:7. Los demás días de la semana los dedicamos para servir a Dios y proclamar su Palabra.

16. EL GOBIERNO CIVIL

El gobierno civil está puesto por Dios para el bienestar y el orden de la sociedad humana; se debe orar por los gobernantes y todo servidor público. Existe independencia de acción entre el Estado y la Iglesia, siendo útil cada una en su lugar. Romanos 13:1-7

17. LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

Cristo vendrá otra vez en forma personal y visible, como ladrón en la noche, nadie sabe ni el día ni la hora; vendrá como juez, porque el día de la salvación habrá pasado. Juan 14:2,3; 2ª Tesalonicenses 1:6-10; Apocalipsis 22:12.

 18. EL JUICIO FINAL

Cuando Cristo venga al mundo otra vez, se verificará el juicio, con el objeto de hacer separación entre los redimidos y los perdidos; de este juicio cada cual irá a su respectivo lugar. Así mismo recompensará a los creyentes de acuerdo a sus obras en Cristo. Mateo 25:32-34; 1ª Corintios 3:14; Apocalipsis 20:12, 13; 22:2

19. EL CIELO Y EL INFIERNO

Hay dos lugares en que los seres humanos habrán de morar después de esta vida. Los redimidos vivirán en el cielo, y los perdidos en el infierno con el diablo y sus ángeles; ambos lugares serán eternos. Mateo 25